De cómo nuestro lenguaje cambia la forma en que pensamos

De cómo nuestro lenguaje cambia la forma en que pensamos

Martes 11 Ago 2009

Siempre me han intrigado los lenguajes y cómo pueden haber derivado en estructuras a veces tan complicadas para describir cosas simples, o frases tan sencillas para sentimientos tan complejos. Recuerdo la emoción de un amigo alemán que estaba de paso por Chile, cuando me contó que habia soñado "en español" por primera vez.

Y es que mucho se ha discutido sobre la forma en que influye el lenguaje en la forma de pensar. En este artículo de Lera Boroditsky, hay experimentos prácticos muy simples y amenos, extraídos de sus investigaciones, cómo los lenguajes cambian las apreciaciones al expresarse y entender el espacio, el tiempo, los colores y los objetos. Este ensayo comprende experimentos sobre gente que habla inglés, español, alemán, turco, ruso, mandarín, entre otros.

Por ejemplo, muestra la diferencia del sentido del espacio. Así como en varias culturas manejamos el sentido de adelante, atrás, derecha e izquierda, ella nos cuenta un interesante experimento efectuado en una tribu de aborígenes australianos. Ellos utilizan el concepto de los puntos cardinales, hablando de norte, sur, este y oeste, sin importar la dirección a la que se mire. Esto implica una necesaria ubicación espacial en todo momento para poder comunicarse apropiadamente. Imaginen si estando en una casa ajena, preguntan "dónde está el baño?" y les responden "la segunda puerta del este, caminando hacia el norte" en vez del clásico "al fondo, a la derecha".

Ver más: How does our language shape the way we think? por Lera Boroditsky, Edge, Junio 2009.

Fuente de la imagen: Wikimedia Commons