Los análisis de #Kony2012: Desde el neocolonialismo hasta el no-activismo social

4888 lecturas

Supongo que la gran mayoría de quienes visiten esta entrada ya sabrán bastante sobre el malvado Kony. Si no es así, muy concisamente les cuento que se trata de un video con más de 70 millones de vistas en youtube. Trata de un dictador en Uganda y su ejercito de niños-soldados, y la súplica de una organización (Invisible Children) para intervenir militarmente y detener esta situación.

Para mí lo más interesante de este fenómeno de Internet son los análisis que han surgido. Creo que existen principalmente tres puntos que han causado distintos tipos de reacciones.

1.- El mensaje: No se puede obviar que se trata de personas blancas solucionando los problemas de las pobres personas de raza negra (situación denominada el “complejo del salvador blanco” o “white savior complex”). Las críticas apuntan a que el video muestra una visión estereotipada que evita preguntarle a quienes viven en Uganda cuál es su visión sobre el tema.
El sitio boing boing tiene una recopilación de reacciones de personas vinculadas al país africano con sus impresiones frente al video (les adelanto que no son halagos). Este tweet es el que más me gusta:

@tejucole: I deeply respect American sentimentality, the way one respects a wounded hippo. You must keep an eye on it, for you know it is deadly. (Respeto profundamente el sentimentalismo estadounidense, de la forma en que uno respeta a un hipopótamo herido. Debes mantener un ojo sobre él, porque sabes que es mortal) [link]

La frase nos lleva al segundo problema del mensaje: invita a la intervención de fuerzas extranjeras y la militarización como solución a un problema local (pregúntele a Irak que piensa sobre este tipo de solución). Esta situación neo-colonialista ha sido blanco de muchas críticas que ven en el video una excusa para la intervención militar estadounidense en África.

2.- La viralidad del video: Lograr la cantidad de tráfico que generó el video en tan sólo unas horas ha cautivado la atención de quienes se preocupan por el marketing en Internet. Además de la producción hollywoodense del video, las habilidades de marketing de Invisible Children y el uso de recursos sentimentalistas (contarle a un niño pequeño sobre las atrocidades del dictador en cámara). La conclusión en base a lo que que arrojan los datos hablan de que el principal factor de “viralización” fue la gran base joven de activistas de Invisible Children que luego se propagó gracias al involucramiento de celebridades con muchos seguidores. Los análisis de estos datos pueden verse en Social Flow.

3.- Las consecuencias para el activismo social, el ciber-activismo o el “retweet sin pensar”. Se pueden encontrar varios análisis sobre el significado de esta campaña para el activismo social, pero el que me parece más completo es este artículo que intenta saltarse los temas antes tratados y concentrarse en desmitificar la idea del “slacktivism” (algo así como vagactivismo u holgazan-activismo), mencionando que la carga simbólica del mensaje es suficiente para que las personas que interactúan con él comiencen a cuestionarse algunos temas. De esta forma se hace cargo de las críticas generales a la viralización del video, que señalan que se trata de personas con poca intención de actuar frente a las causas a las que adhieren por Internet.

En breve, el artículo señala que este tipo de respuestas son la primera fase normal de cualquier tipo de activismo, y que a muchos de quienes han visto el video les quedará una pequeña semilla que luego crecerá en activismo real.
Un ejemplo es el siguiente párrafo:

Los niños están escuchando, tal vez a un mensaje simplista, tal vez a una causa equivocada. Pero una parte de ellos seguirá buscando, escuchando y aprendiendo. Esos momentos tienen efectos duraderas.

Esto no es nuevo. Pasa todos los días mientras la gente ve televisión y también en todas las campañas políticas en la gran mayoría de los países. Sin embargo creo que es terrible pasar por alto el que los mensajes son simplistas o la causa es realmente una farsa, porque seguimos reproduciendo todo lo que está mal con las “democracias” actuales.

La autora del párrafo que cito antes ve consecuencias positivas en esto, pero para mi es una situación negativa que refuerza problemas de las formas de comunicación tradicionales. Internet entrega la posibilidad de generar conversaciones, de cuestionar y dialogar, pero este tipo de mensaje simplista y además marketero-bélico se convierte en un objeto más de la típica propaganda política a la que estamos acostumbrados.

Los dejo con alguien que menciona cosas similares a las planteadas anteriormente, pero de forma mucho más entretenida. Se trata de un rap con el título “yes we kony”, haciendo un paralelo entre la campaña presidencial de Obama y el infame video del dictador africano (utilicen la traducción automática de youtube de los subtítulos en inglés, funciona bien).

Foto de Pablo Carcamo

— Licenciado en sociología de la Universidad de Chile. Interesado en temas relacionados con Internet y propiedad intelectual. +Más información »