Diez motivos por los cuales el TPP es peor que ACTA

5520 lecturas

URL destacada (infojustice.org): http://infojustice.org/archives/9256

El Acuerdo Trans Pacífico (TPP) es un tratado que incluye a Australia, Brunéi, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. Su capítulo sobre propiedad intelectual se encuentra actualmente en negociación, y por lo que se conoce de esta negociación se incluyen disposiciones que ponen en grave riesgo las libertades de los ciudadanos de los países miembros, similares a las de la fracasada Ley SOPA norteamericana.

El Acuerdo Comercial Anti-Falsiticación (ACTA) es un tratado que actualmente se encuentra en proceso de firma y ratificación. Hasta ahora ha sido firmado por Australia, Canadá, Corea del Sur, Estados Unidos, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur; su situación en Europa es incierta debido a la gran oposición de ciudadanos y de gobiernos de varios países miembros. A pesar de que su nombre sugiere que se trata de falsificación de bienes físicos, en la práctica es un tratado que pretende incrementar el control sobre los flujos de información, dando más poder a gobiernos y lobbies de la industria para censurar Internet.

Infojustice preparó un análisis comparativo de ambos tratados (en el caso del TPP, el borrador que se conoce de la última filtración). El resultado es una serie de aspectos en los que el TPP es peor que ACTA.

TPP ACTA
El TPP indica que los países deben establecer procedimientos administrativos o judiciales para obligar a los proveedores de Internet a revelar la identidad de algunos usuarios. El ACTA indica que los países pueden establecer dichos procedimientos.
El TPP incluye amplios poderes para que los titulares de derecho tengan acceso a información personal de sospechosos de violaciones a derechos de propiedad intelectual. El ACTA incluye salvaguardas que limitan esta información personal a la normativa existente en cada país, incluyendo la protección de la confidencialidad de las fuentes de información y de protección de datos personales.
El TPP requiere penas criminales para los que pasen por alto restricciones digitales (DRM, como el de las consolas de videojuegos) y limita explícitamente los casos en que un país puede establecer excepciones. El ACTA no requiere penas criminales y permite a los países crear excepciones y limitaciones a las reglas sobre restricciones digitales, por ejemplo, para hacer accesible un contenido digital a personas con discapacidades.
El TPP al igual que el ACTA manda penas criminales incluyendo la cárcel por infringir los derechos de propiedad intelectual. Pero el ACTA dice que tales penas deben ser consistentes con las "penas aplicadas a crímenes de la misma gravedad".
El TPP aplica estas penas independientemente de que la persona que realiza la acción sepa o no que está cometiendo una infracción. El ACTA aplica estas penas sólo si la infracción se comete sabiendo que se está infringiendo los derechos de alguien. Esto es particularmente importante en el caso de las patentes donde las infracciones a menudo no se conocen hasta que existe una demanda.
El TPP aplica estas penas incluso en casos que no implican una ganancia económica. El ACTA actúa en los casos en que la infracción se realiza con fines de lucro.
El TPP exige penas criminales cuando existe una infracción con fines de lucro. El ACTA exige solamente medidas de protección legal y de compensación económica.
El TPP manda que en casos de juicios por patentes el que infringió una patente pueda tener que pagar las costas legales del juicio. El ACTA limita esto a los juicios por derecho de autor y marcas comerciales, no al caso de patentes donde a menudo las infracciones no son intencionales.
El TPP incluye amplios poderes para que los gobiernos vigilen el tráfico de bienes que infringan los derechos de propiedad intelectual en sus fronteras. El ACTA incluye una lista de poderes específicos que se entregan en los controles fronterizos
El TPP requiere que todos los bienes incautados por violación de derechos de propiedad intelectual sean destruidos. El ACTA permite que los bienes incautados sean distribuidos a través de otros canales que no impliquen una merma comercial para el titular de los derechos.

Fuente: Infojustice. Foto: RogueMedia.

Foto de ChaTo

— Investigador senior en el área de minería de datos en la web y computación social. +Más información »