La enfermedad que TODOS los computines sufrimos: NIH

4862 lecturas

URL destacada (en.wikipedia.org): http://en.wikipedia.org/wiki/Not_Invented_Here#In_computing

Acabo de tener una revelación. En realidad más que una revelación fue una especie de palmetazo propinado por un saltamontes con cara de Pepe Grillo.

Desde hace muchos años existe la tendencia muy arraigada en el mundo académico de escribir publicaciones científicas en LaTeX. LaTeX es un lenguaje de composición de textos que funciona de manera muy distinta a los procesadores de texto como Microsoft Word u OpenOffice. Aunque aprendí a escribir textos en LaTex cuando estaba en primer año de universidad, he escrito desde entonces mil documentos en Microsoft Word y OpenOffice, y siempre echo de menos muchas de las ventajas que tienen los procesadores de texto "tradicionales". Una de estas características es el "seguimiento de cambios" (tracking changes), que le permite a varias personas meter mano en un mismo documento y saber de un vistazo quién escribió qué, y qué cosas han sido eliminadas o modificadas por quién.

Pues bien: estaba re-escribiendo un paper en LaTeX que estamos enviando a una revista de seguridad informática. Como somos muchas personas introduciendo correcciones al paper, estaba echando de menos una vez más la funcionalidad de seguimiento de cambios. Frente a un problema "no resuelto", ¿qué es lo primero en lo que piensa un computín?

"Mmm ... ¿qué tal si construyo una aplicación en Perl que compare dos textos en LaTeX y me muestre la diferencia entre los textos? Justo al estilo de la funcionalidad de 'seguimiento de cambios' de MS Word. Incluso podría interactuar con el repositorio de documentos en donde guardo los papers... podría tomar dos versiones cualesquiera del documento, compararlas y entregarme una versión con los cambios indicados en colores distintos. ¿Y qué tal si además construyo una aplicación Web que me permita...?"

Y entonces tuve mi palmetazo de parte de Pepe Grillo: NIH, que significa Not Invented Here. El grillo me dijo algo así como:

"¿Acaso crees que eres el único que puede escribir en LaTeX? ¿O el único que añora algunas cosas de los procesadores tradicionales? ¡Por favor! Te aseguro que no eres el único. ¿Porqué en vez de empezar a escribir tu súper-macro-plus-ultra-script-en-Perl no buscas primero si ya está hecho?"

Y al revés de lo que pasa normalmente, me bastó como medio minuto de búsqueda para encontrar una herramienta que hace exactamente lo que yo deseaba, y más: latexdiff [1], [2]. No es perfecta, pero para mí en este minuto es mucho mejor que suficientemente buena. E infinitamente mejor que nada.

Una de las cosas más maravillosas del software libre y de compartir el conocimiento envasado es que nunca somos los únicos en pensar en algo. Siempre hay otros cientos de miles de personas allá afuera teniendo los mismos problemas que nosotros, imaginando y creando soluciones para ello. Si somos capaces de dejar la pretensión de que realmente tenemos que construir nuestras propias herramientas para todo ("hay un par de cosas, pero no hacen lo que yo quiero...", "nooo, si ya revisé y nadie ha hecho esto antes..."), nos daremos cuenta de que hay muchas soluciones allá afuera, esperando que las descubramos.

Fuente imagen: Chris Fritz Photostream @ Flickr, y propia.

Foto de Tama

— Ingeniero Civil en Computación, Universidad de Chile. Doctor en Ingeniería y Políticas Públicas, Carnegie Mellon University. +Más información »