Cibercultura en América Latina: dos libros muy recomendables

4366 lecturas

La formación de una cibercultura en América Latina es un tema que ha ido creciendo en importancia a medida que las tecnologías de la información y comunicación se han ido masificando, lo cual plantea problemáticas culturales importantes en cuanto a su inserción y apropiación. Para los interesados en estos temas, les recomiendo dos textos imprescindibles: “Latin American Cyberculture and Cyberliterature” de Claire Taylor y Thea Pitman, y “Cyborgs in Latin America” de J. Andrew Brown. Estos libros nos entregan una perspectiva interesante para ir dibujando los contornos de lo que sería una cibercultura en la región.

Latin American Cyberculture and Cyberliterature

El primer libro es una recopilación de artículos de diversos autores que analizan textos electrónicos, ya sea blogs, poesía o novelas, así como también incluye análisis de net-art y ciber-activismo. Todos coinciden en afirmar que dos de los precursores más influyentes de lo que podría ser la ciberliteratura latinoamericana son Jorge Luis Borges (ver: La Biblioteca de Babel y El Jardín de Senderos que se Bifurcan) y Julio Cortázar (con su clásica “Rayuela”). Para Jesús Martín Babero, autor del prólogo, los artículos aquí reunidos dan cuenta de una nueva experiencia cultural, donde los usos de la tecnología permiten una interacción más estrecha entre lector y autor, entre creador y espectador, entre experimentación y propuesta alternativas, entre las comunidades y las formas de apropiación cultural. Aunque no estoy muy de acuerdo con la magnificación del hipertexto en esta recopilación, la verdad es que los artículos aquí reunidos plantean preguntas importantes respecto a los cambios que está produciendo la relación entre tecnología, cultura y literatura.

Cyborgs in Latin America

Menos celebratorio es el libro de J. Andrew Brown, quién explora la construcción de identidades post-humanas en la América del Sur post-dictatorial y neoliberal, a partir de las conexiones que se producen entre lo humano y la tecnología. En su análisis es posible observar una fuerte influencia de los aportes teóricos de diversos autores de la cibercultura en Norteamérica, tales como Katherine Hayles y Donna Haraway. Sin embargo, el autor es consciente de las limitaciones de estas teorías al ser aplicadas al contexto latinoamericano. A través de los cinco capítulos que componen el libro, Brown es capaz de poner en diálogo estas teorías foráneas con la realidad latinoamericana, así como de mostrarnos que la construcción de la identidad post-humana en la región obedece a otros parámetros. Incluso ese post-humanismo, tan de moda hoy en día en los estudios culturales, es cuestionado en las narrativas analizadas. De esta forma, su análisis nos muestra cómo la literatura refleja una realidad donde la tecnología afecta y a la vez es afectada de distintas maneras.

Comentario

Pienso que debemos acercarnos al análisis de la cibercultura desde una mirada crítica. En primer lugar, la cibercultura no es en Latinoamérica otra importación más de modelos foráneos que se imponen en la región como el nuevo paso a seguir en el camino a la tan ansiada modernidad y progreso (que parece que siempre va a estar más allá de nosotros). Tampoco es una mera copia de lo que está haciendo el vecino del norte. Cómo siempre en nuestra región, el proceso se mezcla con elementos de dependencia (como las políticas de construcción de una sociedad de la información más mirando hacia afuera que hacia nuestras realidades y sus problemáticas estructurales) y elementos novedosos que provienen de los procesos creativos de sus habitantes. Como demuestran estos textos, las formas de apropiación cultural de la tecnología disponible permiten que se generen caminos muy distintos a los seguidos por otras ciberculturas en el mundo. Por ejemplo, los habitantes cyborgs del post-humanismo norteamericano son cuestionados en las narrativas presentes en las novelas analizadas por Brown. En el caso de la recopilación realizada por Taylor y Pitman, vemos que estos nos hacen repensar las formas literarias, y a la vez nos permiten captar la energía y la particularidad de los procesos culturales latinoamericanos de nuestro tiempo.

Bueno, no les contaré mas porque la idea es haberlos entusiasmado para que le den una mirada a estos libros. Hay que decir, eso sí, que lamentablemente no siguen el espíritu de la cultura libre, y de muchos textos electrónicos por cierto, y son textos protegidos con copyright (una práctica que los académicos e investigadores de las Humanidades y Ciencias Sociales aún no se atreven a dejar).

Foto de Cgainza

— PhD Hispanic Languages and Literatures, Universidad de Pittsburgh. Académica Escuela de Literatura Creativa, Universidad Diego Portales. +Más información »